Santo Domingo Savio. (1842-1857)

Beatificado: 05-mar-1950

Canonizado: 12-Jun-1954

 

Domingo nació el 2 de abril de 1842 en la provincia de Turín, en el norte de Italia, en una familia humilde pero al mismo tiempo muy fervorosa.

 

Ya desde tierna edad decidió imitar fielmente a Jesús, alejándose de cuanto lo pudiera alejar de Él.  A los 7 años hizo su primera comunión y a los 12 entró en el Oratorio de San Juan Bosco. Bajo la dirección personal del gran santo salesiano se convirtió en tabernáculo del Señor y en modelo y ejemplo de amor a Dios para los demás. Fue un verdadero apóstol y misionero de Jesús, con la simple presencia de su vida.

 

Los que lo conocieron en vida dicen que no era pequeño de estatura, pero si delgado, casi débil.      Prefería escuchar que hablar.     Era humilde y respetuoso de todos y tenía una habilidad natural para apaciguar las discusiones y peleas, que en aquella edad entre sus compañeros, a veces brotaban casi naturalmente.

 

 

Su único interés era Dios y como hacer que los demás concentrasen sus energías en servirle mejor a Él. Lo que le faltaba en fuerza física la recuperaba en alteza moral, en fortaleza de corazón y en aceptación de la voluntad de Dios cualquiera que esta fuese.

 

La primera biografía de la vida de Domingo fue escrita por su maestro San Juan Bosco, y de entre esas páginas han surgido tantas vocaciones. Incluso la vocación del Papa Benedicto XVI, que con tanta ternura ha mirado a la Obra de la Infancia Misionera.

 

Domingo murió a tan sólo 15 años de edad. Era el 9 de marzo de 1857. Su Santidad Pío XII lo canonizó en el 1954. 

 

 

Domingo Savio